Agenda por una gestión sostenible del agua, la cuenca y la minería.

La sostenibilidad de los recursos hídricos, a través de la implementación de procesos de gestión integrada de los mismos, se ha convertido hoy en día en una responsabilidad y tarea fundamental para todos los actores.

La resistencia hacia algunos proyectos mineros se debe, en muchos casos, a negativas experiencias y percepciones de los actores involucrados, en especial sobre la demanda y usos del agua por la actividad minera.
Además, los escenarios planteados por el cambio climático están provocando que la disponibilidad y la calidad del agua sean vistas con una especial sensibilidad.

Al respecto, la recientemente aprobada Ley de Recursos Hídricos (Ley No 29338) contiene importantes avances que pueden ser el inicio de una nueva institucionalidad, sustentada en principios que contribuyan a enfrentar la situación actual, caracterizada por una gestión sectorial y fragmentada, con débiles sistemas de regulación y malas prácticas en las actividades productivas.
Consideramos que, con un cambio de paradigmas, desde la minería y junto a los demás actores del agro y la ciudad, se puede contribuir a variar esta situación.

En los últimos años, frente a los conflictos sociales y ambientales, diversos actores en zonas de inversiones mineras han venido produciendo renovados entendimientos y nuevas prácticas sobre la gestión del agua, la cuenca y el rol de la minería en la gestión en estos procesos.

Afirmamos por lo tanto que es posible que: en determinadas condiciones y asumiendo una actitud hidrológicamente de conservación y protección del agua, la minería puede convertirse en un actor que contribuya a la gestión sostenible de los recursos hídricos.

En ese sentido, planteamos el siguiente desafío a ser asumido por la acción mancomunada de empresas, comunidades y Estado: Conservar, proteger y cosechar el agua en las cuencas con presencia minera, sin afectar en el corto, mediano y largo plazo el balance del ciclo hidrológico y la vitalidad de los ecosistemas ubicados en ellas, en un contexto de cambio climático.
Para ello, partimos de reconocer que el acceso al agua de buena calidad es un derecho humano fundamental y que la cuenca es la unidad territorial desde donde debe ser planificada y gestionada.

Asimismo, somos respetuosos y valoramos los saberes, tecnología y organización andina, reconociendo que los cambios sólo serán posibles con una participación informada de todos los actores afirmando los elementos de su identidad cultural y en particular, con los nuevos roles que van asumiendo las mujeres.

Para ver el informe completo ( BAJAR PDF )

Fuente: grupodedialogo.org.pe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: