La innovación social no es solo vender más por menos

Desde LATAM

Ángel Morales analiza el Emprendimiento y la Innovación social (EIS) como una potente herramienta para combatir la pobreza desde la pobreza

Es bien sabido que a pesar del desarrollo económico y social que ostenta el mundo, aun existen muchas tareas pendientes. Las cifras hablan por sí solas: 4.000 millones de personas en el mundo viven con USD$4 al día; 2.500 millones de personas viven con menos de USD$2 diarios; 1.300 millones de personas tienen menos de USD$1 al día para vivir, 110 millones en América, 970 millones en Asia y 200 millones en África. En Chile, 3 millones de personas habitan en situación de relativa pobreza; existen aun 700 campamentos, y más de 30.000 familias viven en ellos; y 7 de cada 10 trabajadores chilenos gana menos de $350.000 al mes.

Frente a esta realidad empieza a tomar fuerza la idea del Emprendimiento e Innovación Social (EIS), conceptualizado así por Sebastián Gatica Montero (Docente de la Universidad Católica de Chile), como una potente herramienta para combatir la pobreza desde la pobreza. Dentro de esta corriente, existen dos líneas argumentativas (no excluyentes entre sí sino que complementarias). La primera apunta a vender bienes y servicios (en adelante “Productos”) de alta calidad pero más económicos a la llamada Base de la Pirámide (BdP) utilizando los mecanismos propios del mercado. Respecto de este enfoque mucho se ha escrito, desde Prahalad, pasando por Mashelkar hasta llegar a Govindarajan. Ya muchas empresas se están movilizando hacia esa tendencia con muy buenos resultados iniciales. La segunda, de la cual aun no se ha escrito mucho, apunta a crear valor desde la BdP, es decir, empoderar a las personas al interior de las comunidades para dinamizarlas de tal manera que sean ellas mismas desde donde surjan diseñadores de “Productos”, inventores de soluciones a ser patentadas o incluso emprendedores que lleven a cabo proyectos de manera sustentable en el tiempo.

En esta oportunidad me detendré en la segunda línea argumentativa. Es vital poner mayor atención en este punto ya que el flujo de la innovación social es circular tal como cualquier sistema abierto lo es, la Innovación Top-down (aquella que lleva “Productos” de alta calidad y bajo precio a la BdP) es solo una parte de la máquina. La Innovación Bottom-up (aquella que busca crear valor desde abajo hacia arriba en las cadenas productivas) es la parte del engranaje que completa este sistema. Pero ¿cómo crear valor social y económico desde las bases si carecen de formación? ¿Y quién dijo que esto era impedimento para crear valor? ¿Acaso ya nos olvidamos del Conejo Martinez? ¿O más recientemente de las mujeres de Los Aromos (Colina) a cargo del proyecto de los zapatos Armo de Inclusivo? ¿O de todos esos “Maestros Roscalatas” anónimos que existen en Chile? En fin, casos de que sí se puede crear valor desde abajo a pesar de las restricciones y limitantes naturales, existen por montones. Lo que sucede es que en general son proyectos de impacto social visible solo a mediano o largo plazo. Así, claramente no todos están dispuestos a invertir tiempo ni dinero.

Les tengo una noticia. Hoy somos muchos quienes tenemos la plena convicción de que la innovación social pensada e implementada desde la BdP puede generar un cambio de paradigma que complemente este sistema abierto llamado EIS, hasta ahora pensado solo desde arriba hacia abajo, para reducir los altos índices de pobreza existentes. ¿Cómo apuramos este proceso? Pues bien, no solo yendo a instalar capacidades técnicos a los territorios (como lo hace el programa Servicio País del cual fui parte) sino que por sobre todo, acelerando las capacidades ya instaladas en los territorios mediante el apoyo de profesionales de distintas áreas en función del diseño de soluciones escalables, y que de ser posible, sean emprendidas por las mismas personas que fueron parte del proyecto creativo. Solo así podremos mejorar radicalmente la calidad de vida de los 4.000 millones de personas que habitan en situación de pobreza en el mundo, haciéndolo de una manera sostenible, pertinente, justa y solidaria.

Fuente :www.innovacion.gob.cl/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: