Desarrollo Sustentable y Energías Renovables: el modelo apropiado

Por: José Rivera Vila

Los problemas actuales requieren una nueva forma de pensar, la que no puede ser abordada utilizando la misma línea de pensamiento que los generó”. Albert Einstein

Estudios elaborados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático muestran solamente un aspecto del desastre ocasionado por el actual estilo de desarrollo: Las emisiones de CO2 crecerán 69% hasta 2020 y 100% para 2050 a menos que se adopten nuevas políticas para reducirlas.
Por otra parte, la Huella Ecológica muestra que, desde la década de 1980, la humanidad ha demandado más capacidad productiva de lo que la biosfera ha podido suministrar, lo que indica que las mejoras en eficiencia productiva no han sido capaces de compensar el incremento de la demanda.
carbonoLa humanidad requiere efectuar cambios sustantivos a su actual tendencia de consumo si quiere crear un futuro sustentable.
Se ha definido como Desarrollo Sustentable: “Satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas”. Es una definición éticamente correcta, pero hasta ahora no se han difundido los requisitos que deberían cumplirse para lograr ese objetivo.
Sustentable quiere decir permanecer en el tiempo, por lo tanto es sinónimo de inagotable. Si se piensa basar el desarrollo en recursos que se agotarán en 100 o 200 años, no se está pensando en Desarrollo Sustentable.
Desarrollo sustentable, por definición, no puede significar otra cosa que vivir exclusivamente del flujo de materia-energía, que es renovable; eso también significa no utilizar un stock que por definición es finito y cuyo consumo limita la cantidad de generaciones que puedan suceder a las presentes.
Un real Desarrollo Sustentable sólo se logrará cuando el suministro de materia-energía de la sociedad dependa exclusivamente del flujo y no del stock que, por definición, es agotable.
El Desarrollo Sustentable es absolutamente inalcanzable si no se cambia la concepción del modelo del sistema económico, comandado por los flujos monetarios sin tener en cuenta los flujos de materia-energía que se rigen por las leyes de la Física (tema al que me referiré en una próxima columna).
Resulta difícil explicar cómo la ciencia económica, en lo referente a recursos de materia-energía, insiste en no distinguir entre la utilización de un flujo y de un depósito o stock; porque en lo referente a recursos monetarios tiene muy claro la diferencia entre utilizar los fondos de una cuenta de ahorro, que es un depósito o stock, y utilizar el sueldo del mes que es un flujo. Se comparan con la misma moneda recursos no renovables que son de stock y recursos renovables que son flujo.
En los libros de economía, es habitual que se dibuje un gráfico para describir el proceso económico como un doble flujo monetario circular autónomo entre productores y consumidores, donde se indica que el ahorro debe convertirse en inversión para permitir los cambios tecnológicos. Esta descripción omite imperdonablemente los flujos y depósitos de materia-energía que sustentan la vida de la humanidad.
Con semejante modelo, que se enseña en las universidades a quienes tomarán decisiones importantes y que solamente refleja flujos monetarios sin contemplar que tanto empresas como consumidores todo lo que realizan son transformaciones de materia-energía, no cabe esperar resultados distintos a los que actualmente se aprecian en el planeta.
Un modelo que refleje mejor la realidad del proceso económico productivo debería tener una entrada permanente representando el flujo de energía renovable; y el proceso de recursos no renovables debería presentarse como un reloj de arena, en que el recipiente superior represente el menguante stock de recursos de materia-energía no renovables, mientras que en el recipiente inferior irían acumulándose los residuos de materia-energía o contaminación. Todo esto teniendo presente que tanto el stock de recursos no renovables, como la capacidad de almacenamiento de residuos o contaminación, deben estar disponibles para todas las generaciones futuras.
Este modelo resulta muy apropiado pues da una idea de la finitud real del planeta y de que a mayor producción, mayor agotamiento de recursos y mayor aumento de la contaminación ambiental.
Otra ventaja de este modelo es que da una orientación para encontrar la única solución del problema ecológico y del Desarrollo Sustentable, al encaminar a la sociedad hacia la utilización exclusiva de Energías Renovables.
¿Por qué siendo tan evidente la finitud del planeta seguimos promoviendo aumentar el consumo? Parece ser que el consumo es la adicción más poderosa y enceguecedora, y además un imperativo del sistema económico actual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: