Concurso BID para jóvenes: tu idea verde podría ganar hasta US$15.000 dólares @BIDCambioClima

greenovators-es-28435

¿Eres un joven innovador 18 y 30 años de edad ?

¿Eres ciudadano de un país de América Latina y el Caribe?

¿Te preocupa el cambio climático?

Si respondiste que sí, significa que eres elegible para participar en el concurso Greenovators, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) – en colaboración con la Universidad EARTH, la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y el Gobierno de la República de Costa Rica a través del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE).

Parque Nacional Huascarán - Andes Peruanos

Parque Nacional Huascarán – Andes Peruanos

Tu propuesta de proyecto de cambio climático debe proveer indicadores específicos para monitorear su impacto, ya que los trabajos que resulten premiados recibirán fondos semilla y deberán comprometerse con un informe de seguimiento para la evaluación al finalizar el uso de los fondos. Tu proyecto puede ofrecer una solución a un problema dentro de alguna de las siguientes áreas:

  • Educación y concientización
  • Eficiencia energética
  • Energías renovables
  • Transporte sostenible
  • Empresa sostenible
  • Agricultura resiliente
  • Recursos hídricos

Puedes ganar

Cinco premios de US$15.000 dólares
10 premios de US$10.000 dólares
15 premios de US$5.000 dólares

Los participantes del concurso también pueden ganar un viaje gratis a Costa Rica y participar en el evento Greenovators.

La convocatoria está ahora abierta hasta el 30 de agosto de 2014. (12:00a.m. EST)

Para saber más sobre las reglas del concurso y aplicar, visita www.iadb.org/greenovators

Fuente  www.seresponsable.com y BID

Anuncios

Fideicomiso social, una solución a los conflictos sociales

Por Karen Zuñiga Abanto
El futuro de la Minería en el Perú se encuentra en riesgo,  el descontento de la población ha desatado una ola de crecientes conflictos sociales que amenazan la viabilidad de este sector importante de nuestro país que ha dinamizado la economía nacional.

En los últimos diez años, dicho sector ha venido creciendo de manera sostenida, recibiendo importantes flujos de inversión, más de US$ 51,000 millones  de inversión proyectados entre los años 2012 y 2018 se encuentran en riesgo; la respuesta de las empresas mineras para dar solución a estos conflictos es insuficiente e inadecuada, adoptando  un comportamiento condescendiente que únicamente  refuerzan la relación Donante-Receptor,  cayendo en un espiral sin solución.

La actividad minera debe ser vista como una oportunidad para el desarrollo sostenible del país antes que una amenaza. Frente a esto el fideicomiso social, se convierte en una actuación del Estado en un acercamiento con las comunidades campesinas,  aplicándose para aquellas zonas de influencia de los proyectos mineros o hidroeléctricos otorgados.

Se trata de un trabajo  entre la  autoridad Nacional a través de Proinversion, Regional, local e inversionistas previa aprobación del Consejo Ejecutivo de los proyectos con desarrollo social en sectores como educación, salud, agrario y servicio básico como agua, luz y desagüe, que en el tiempo favorecerán a la población y garantizaran un desarrollo sostenible de la zona de influencia.

La operación se realiza mediante un Contrato de Opción de Transferencia. El modelo del  fideicomiso,  exige  que una parte del dinero que recibiría el Estado, normalmente destinado al Tesoro Público, se reservara para el desarrollo sostenible de las localidades. Existiendo tres beneficiarios del proceso.

Por una parte El estado, hará posible la sostenibilidad en la política de promoción de inversiones en el sector extractivo y la participación activa de las comunidades en el desarrollo y la ejecución de proyectos.

La comunidad, accedería ha un real empoderamiento ciudadano, con compromiso y responsabilidad así, como fondos propios para invertirlos en el desarrollo sostenible de sus comunidades con lo cual la inclusión financiera seria una realidad.

Los inversionistas, desarrollarían un modelo sostenible basado en el principio de inversión con responsabilidad ambiental y desarrollo social.

En la actualidad se han constituido Fideicomisos Sociales en los proyectos de Yuncán, Bayóvar, Las Bambas, Toromocho, Alto Chicama y La Granja, que como resultado ha logrado la satisfacción de las comunidades de las zonas de influencia.

Este fondo social, no solo asegura la prevención de conflictos socio ambientales, sino que además se da viabilidad económica, social y ambiental a los proyectos de exploración y su factibilidad.

Desarrollo sustentable y sostenible. Algunas aproximaciones conceptuales sobre dos conceptos clave en la estrategia del desarrollo global.

José Rivera Vila

El presente trabajo se ocupa de una cuestión discursiva, o mejor de un asunto analítico. Analizar significa separar, diseccionar. Por eso cuando nos enfrentamos ante un concepto tenemos un definición del mismo con lo que le pertenece y lo que deja afuera, o sea lo que es y lo que no es.

De manera tal, que aquí se intentará trabajar con las diferentes definiciones de un tema recurrente y necesario como el desarrollo sustentable y sostenible. Para ello se recorrerán las definiciones y formalizaciones en derredor de esta noción con el objetivo de realizar una bajada conceptual para la implementación práctica.

Dado que en algunos casos desarrollo sustentable y desarrollo sostenible pueden ser utilizados como sinónimos, o bien como dos ideas diferentes, lo que trataremos es de realizar un paneo por las definiciones que ofrecen diferentes instituciones para arrojar luz sobre la cuestión.

Veamos dos definiciones de dos entidades sobresalientes en el ámbito del desarrollo:

De acuerdo con el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD, 2001)  “El desarrollo humano es crecimiento económico equitativo y sostenible, es además un concepto superior e incluyente en el sentido de que abarca los conceptos sinónimos de desarrollo sostenible, sostenibilidad y sustentabilidad, esto indica por consiguiente que todos y cada uno de los diferentes sectores (económicos, sociales, políticos y ecológicos, entre otros) deberían tener como meta el desarrollo humano y no sólo el económico”.

Para el PNUD el desarrollo humano es el concepto macro que estaría cobijando otras subcategorías como las de “desarrollo sostenible, sostenibilidad y sustentabilidad”, que la mismo tiempo funcionaría como sinónimos. Esta idea de desarrollo humano involucra diferentes aspectos que lo diferencia de lo que comúnmente se comprendía como desarrollo desde una mirada tecnicista, economicista o materialista. Aquí el valor supremo esta en el hombre y en conservar la armonía de su hábitat en todos los terrenos en los que se manifiesta.

Por otro lado, el IUCN (Instituto Internacional para la Conservación de la Naturaleza) da dos definiciones para pensar el desarrollo. En primer lugar, el desarrollo sostenible “se basa en el manejo y conservación de los recursos naturales en la orientación del cambio tecnológico e institucional, de tal manera que asegure la continua satisfacción de las necesidades humanas para las generaciones presentes y futuras”. En segundo lugar, el desarrollo sustentable toma a su cargo “el mejoramiento de la capacidad para convertir en un nivel constante de uso los recursos  físicos, a fin de satisfacer cada vez y en mayor medida las necesidades humanas”.

Hay una clave de lectura para las ideas definidas por el IUCN: la continuidad y la constancia. Cada uno por su lado y con sus atributos, lo sostenible y lo sustentable conjugan la variable planificación como el modo por excelencia de pensar el desarrollo. El trabajo con los recursos y su orientación tienen como condición una satisfacción que no sea en el presente sino que acoja el mediano y largo plazo.

Asimismo, una de las ideas-fuerza que tiene el modelo de desarrollo, que incluya la sostenibilidad y la sustentabilidad, es el trabajo que hay que realizar en todos los ámbitos en función de hacer compatible el modelo de desarrollo económico con el entorno ambiental y social. Una sociedad no se desarrollo solo con un boom económico, sino con un esfuerzo coordinado entre todos estos sectores. Lo económico, lo ambiental y lo social, no pueden pensarse unos separados de los otros, sino como una sinergia permanente, y es así donde toma sentido la variable tiempo. Lo sostenible y lo sustentable están, por sobre todas las cosas, indicando una línea temporal de desarrollo. Y al mismo tiempo un comportamiento ético y productivo en una línea humanista.

La ecuación que plantean las definiciones de “ecodesarrollo” por ejemplo guarda relación con la satisfacción de las necesidades básicas en un contexto de productividad y conservación de esta en el tiempo.

De esto se desprende que las definiciones que arrojan las organizaciones que estudian esta importante cuestión lo que acometen es dar con formalizaciones conceptuales que tengan un anclaje en las prácticas empresariales. La cooperación y la coordinación entre los factores económicos y sociales con los factores ambientales son la materia clave a comprender por todas las definiciones vistas. Y la posibilidad de planificar estrategias que sean eficaces y acordes con el modelo de desarrollo a implementar es sin duda la tarea fundamental. Hay muchas y diferentes empresas, por ejemplo en la actividad minera, que ya están realizando tareas dentro de lo que se llama el desarrollo sustentable junto con las comunidades donde tienen base de operación. Se trata de eso de definir conceptos rectores y realizar tareas ejemplificadoras.

La mineria, el desarrollo sustentable y la comunidad

Concepto de Sustentabilidad

La sustentabilidad para una sociedad, significa la existencia de condiciones económicas, ecológicas, sociales y políticas, que permitan su funcionamiento en forma armónica en el tiempo y en el espacio. En el tiempo, la armonía debe darse entre esta generación y las venideras; en el espacio, la armonía debe darse entre los diferentes sectores sociales, entre mujeres y hombres y entre la población con su ambiente.

Un ejemplo de Sustentabilidad, es el que nos brinda la naturaleza: que ha sabido integrar el comportamiento biológico de millones de especies de flora y fauna, en un todo coherente; lo que le ha permitido garantizar su permanencia por miles de millones de años. Con el advenimiento del ser humano los impactos en la naturaleza ya no surgen únicamente a partir de necesidades biológicas, sino que abarcan toda una serie de instancias que surgen e influyen en la sociedad; por lo tanto la sustentabilidad debe abarcar tanto aspectos naturales como sociales.

desarrollo-sustentable

No puede haber sustentablidad en una sociedad cuando se están destruyendo o terminando los bienes de la naturaleza, o cuando la riqueza de un sector se logra a costa de la pobreza de otro, o cuando unos grupos reprimen a otros, o con la destrucción de culturas o razas, o cuando el hombre ejerce diversos grados de explotación, violencia y marginación contra la mujer. Tampoco podrá haber sustentablidad en un mundo que tenga comunidades, países o regiones que no son sustentables. La sustentabilidad debe ser global, regional, local e individual y en los campos ecológico, económico, social y político.
Leer más de esta entrada

El Desarrollo Minero y Comunidad

Concepto de Sustentabilidad

La sustentabilidad para una sociedad, significa la existencia de condiciones económicas, ecológicas, sociales y políticas, que permitan su funcionamiento en forma armónica en el tiempo y en el espacio. En el tiempo, la armonía debe darse entre esta generación y las venideras; en el espacio, la armonía debe darse entre los diferentes sectores sociales, entre mujeres y hombres y entre la población con su ambiente.

Un ejemplo de Sustentabilidad, es el que nos brinda la naturaleza: que ha sabido integrar el comportamiento biológico de millones de especies de flora y fauna, en un todo coherente; lo que le ha permitido garantizar su permanencia por miles de millones de años. Con el advenimiento del ser humano los impactos en la naturaleza ya no surgen únicamente a partir de necesidades biológicas, sino que abarcan toda una serie de instancias que surgen e influyen en la sociedad; por lo tanto la sustentabilidad debe abarcar tanto aspectos naturales como sociales.

perumineria.wordpress.comNo puede haber sustentablidad en una sociedad cuando se están destruyendo o terminando los bienes de la naturaleza, o cuando la riqueza de un sector se logra a costa de la pobreza de otro, o cuando unos grupos reprimen a otros, o con la destrucción de culturas o razas, o cuando el hombre ejerce diversos grados de explotación, violencia y marginación contra la mujer. Tampoco podrá haber sustentablidad en un mundo que tenga comunidades, países o regiones que no son sustentables. La sustentabilidad debe ser global, regional, local e individual y en los campos ecológico, económico, social y político.

A veces se usan indistintamente conceptos como sostenible y sustentable aunque su significado no sea el mismo. Sostenible viene de sostener y sustentable de sustentar, las cosas se sostienen desde afuera pero se sustentan desde adentro. Mientras la sostenibilidad se podría lograr con acciones decididas desde afuera, la sustentabilidad requiere que las acciones se decidan desde adentro, en forma autónoma.

La sustentabilidad exige que el uso de los bienes naturales ocurra según la lógica de la naturaleza, o sea, hay que trabajar con ella y no en su contra.

Condiciones básicas para la sustentabilidad.

Para encaminarse en el proceso de la sustentabilidad, una sociedad debe buscar:

En lo ecológico:

• Mantener la diversidad de ecosistemas, diversidad de especies y diversidad genética.

• Mantener la permanencia y equilibrio dinámico de los ecosistemas.

• Garantizar el funcionamiento adecuado de los ciclos ecológicos.

• Adaptarse a los ritmos de la naturaleza.

• Reaccionar adecuadamente a las características esenciales de la naturaleza.

• Regirse por el criterio de mínima perturbación de la naturaleza.

• Mantener niveles adecuados de austeridad.

• Mantener niveles adecuados de calidad y disponibilidad de bienes como el aire, el agua, el suelo, el clima y la energía.
Leer más de esta entrada

La Gestión Minera y Ambiental

La importancia de la evaluación de la biodiversidad

La relevancia de la evaluación de la biodiversidad es uno de los ejes que mayor importancia esta tomando en derredor de la relación que las empresas mantienen con el medio ambiente.

main-rippleeffectinteriorfinal1f-wdTanto los potenciales impactos en el ambiente, así como las oportunidades de mitigar efectos adversos aparecen como las vigas maestras en las que se edifica todo tipo de acciones tendientes a conservar “nuestro” ambiente. Y quizás sea en el pronombre donde hay que poner el acento: es “nuestro” ambiente. Darle esa posesión a la expresión también puede funcionar como un equivalente a su cuidado en el plano de la acción. Es decir, la retórica inscrita en el bienestar común es también una excelente arma de comunicación así como de acción.

Si bien existen categorías para nominar las zonas (las zonas que son consideradas patrimonio mundial o sitios que tienen importancia nacional). No obstante, dado que no todo el territorio mundial ingresa en alguno rótulo de la nomenclatura, y dada ausencia de la condición de protección no se debería interpretar como de poca importancia para la biodiversidad. De hecho, algunos territorios de importancia internacional para la biodiversidad no constituyen zonas protegidas.

Ahora bien: ¿Qué desafío enfrentan en este sentido las empresas mineras?

El punto de mayor peso reside en evaluar de modo cualitativo la importancia de las áreas protegidas y de sus particularidades. En otras palabras, establecer una cantidad de criterios que determinen el carácter dominante de la zona, es decir si es local, regional, nacional o internacional.

Si bien existe toda una literatura sobre evaluación (documentos, papers, informes, etc.) sobre cómo evaluar el cuidado y la protección de la biodiversidad, no se fijaron estándares universales. Lo que hay a disposición son una serie de criterios comunes que hacen las veces de marco y que son por demás interesantes.

A continuación haremos un recorrido por algunos de ellos con el objetivo que sean ilustrativos.

  • Riqueza del hábitat/especies. Este criterio tiene en cuenta la diversidad como el operador de medida de valor: a mayor diversidad del hábitat o las especies en una zona, mayor valor posee. Los mosaicos de hábitat son considerablemente apreciados, puesto que ciertas especies que dependen de distintos tipos de hábitat pueden vivir en la zona de transición entre diferentes hábitats.
  • Endemismo de las especies. Este criterio se inclina en acercar la mirada a las especies endémicas. Estas, por lo general, se encuentran en áreas donde la población de una especie determinada ha sido aislada durante tanto tiempo que evolucionó, de modo que obtuvo características distintivas de la especie original; de manera que le impide la procreación con otras poblaciones de la especie.
  • Especies clave. Este parámetro apunta a la importancia de una especie clave; ésta es una especie que ejerce una gran influencia sobre un ecosistema respecto de su abundancia o biomasa total. Por ejemplo, un depredador clave puede evitar que su presa invada el ecosistema.
  • Rareza. El concepto de rareza puede aplicarse a ecosistemas y hábitat así como a las especies. La rareza es considerada como una medida de susceptibilidad a la extinción y el concepto se expresa en una variedad de términos tales como vulnerable, extraño, amenazado o en peligro.
  • Tamaño del hábitat. La dimensión espacial de una zona natural no es un dato menor; es decir, debe ser lo suficientemente grande para ser viable. Asimismo, la conectividad del hábitat posee gran importancia. Ésta guarda relación con el grado de uniones entre las áreas del hábitat natural.
  • Tamaño de la población. Un criterio utilizado es la referencia en la conservación internacional de aves: una práctica establecida es considerar el 1% de la población total de una especie como importante en términos de requisitos de protección. Al mismo tiempo, para ciertos grandes depredadores,  es nodal determinar si una zona es lo suficientemente extensa como para abarcar toda la variedad de individuos y permitirles procrearse y sustentarse.
  • Fragilidad. Este criterio tiene relación con la sensibilidad a los cambios ambientales naturales o inducidos por los seres humanos así como a su resistencia a tales variaciones de un ecosistema o hábitat particular.

Si bien hay una gran cantidad de ideas a este respecto que pueden operar como criterios para desarrollar practicas de cuidado, aún las técnicas de evaluación se hallan en un periodo de desarrollo.

La aplicación de todos los criterios es un tema de juicio profesional y en la mayoría de los casos requiere la participación de un especialista, por ejemplo: un ecologista capacitado. Uno de los puntos de mayor valor en el plano de la evaluación reside en la realización de un trabajo de campo extensivo, que tenga como propósito comprender de manera compleja y positiva el valor relativo de los sitios operativos.

La mineria, el desarrollo sustentable y la comunidad

Concepto de Sustentabilidad

La sustentabilidad para una sociedad, significa la existencia de condiciones económicas, ecológicas, sociales y políticas, que permitan su funcionamiento en forma armónica en el tiempo y en el espacio. En el tiempo, la armonía debe darse entre esta generación y las venideras; en el espacio, la armonía debe darse entre los diferentes sectores sociales, entre mujeres y hombres y entre la población con su ambiente.

Un ejemplo de Sustentabilidad, es el que nos brinda la naturaleza: que ha sabido integrar el comportamiento biológico de millones de especies de flora y fauna, en un todo coherente; lo que le ha permitido garantizar su permanencia por miles de millones de años. Con el advenimiento del ser humano los impactos en la naturaleza ya no surgen únicamente a partir de necesidades biológicas, sino que abarcan toda una serie de instancias que surgen e influyen en la sociedad; por lo tanto la sustentabilidad debe abarcar tanto aspectos naturales como sociales.

desarrollo-sustentable

No puede haber sustentablidad en una sociedad cuando se están destruyendo o terminando los bienes de la naturaleza, o cuando la riqueza de un sector se logra a costa de la pobreza de otro, o cuando unos grupos reprimen a otros, o con la destrucción de culturas o razas, o cuando el hombre ejerce diversos grados de explotación, violencia y marginación contra la mujer. Tampoco podrá haber sustentablidad en un mundo que tenga comunidades, países o regiones que no son sustentables. La sustentabilidad debe ser global, regional, local e individual y en los campos ecológico, económico, social y político.
Leer más de esta entrada