¿Responsabilidad Social o Relaciones Comunitarias? Una mirada conceptual en el Sector Minero Peruano

Por Luis Pareja Sedano

luispareja

La Responsabilidad Social del Sector minero no solo se debe medir en proyectos de desarrollo social y ambiental en su comunidad de impacto directo o indirecto tal como lo enfoca la gestión de relaciones comunitarias; sino también en función a las estrategias de desarrollo y valor compartido hacia sus grupos de interés (Stakeholders) sean internos o externos.

Relaciones Comunitarias o Responsabilidad Social

Elaboración propia

El sector minero peruano formal es uno de los principales motores del crecimiento económico y desarrollo de nuestro país. Prueba de ello ha sido el despegue del sector en los últimos 20 años. La inversión, el desarrollo tecnológico, el desarrollo de capacidades y la creación de empleos son algunos de los beneficios tangibles que impactan directamente en el bienestar de la población.

El carácter estratégico de esta industria hace que las empresas mineras miren nuevas estrategias y/o herramientas de Innovación que generen un valor constante para su organización. Es en este marco donde las “Relaciones Comunitarias” (RRCC) y la “Responsabilidad Social” (RS) juegan un papel importante. En nuestro país muchos profesionales y empresarios lo relacionan de manera similar cuando existen claras diferencias pero están totalmente alineadas una de otra.

La Responsabilidad Social incipiente, hoy en constante evolución y enfocada al logro de la sostenibilidad, llegó a posicionarse en el Perú en los años 80 – 90 con las acciones iniciales del sector minero. Todo proyecto u obra ejecutada en favor de las comunidades sea desde la filantropía o de la inversión social, eran denominadas “programas” o “proyectos” de Responsabilidad Social. Muchos otros sectores copiaron esas prácticas hasta el 2000 y el resultado fue un desconocimiento conceptual y práctico de la RS y RRCC. Ejm: Cursos, Talleres, Diplomados en RRCC y RS llevadas por diferentes casas de estudios privadas y nacionales con enfoques metodológicos totalmente diferentes y muchos desfasados de la situación problemática existente en el sector; incluso donde los interesados participantes no logran captar las diferencias conceptuales sino confundirlas. Recordemos que no hay una carrera y profesión especializada y formativa desde el pregrado en temas de Responsabilidad Social o Relaciones Comunitarias solo algunos programas de Posgrado (Diplomados y Maestrías). Puedo asegurar que el proceso formativo en Responsabilidad Social y Relaciones Comunitarias está relacionado a un proceso empírico y expertis en el campo de trabajo.

Desde el 2000 en adelante, la figura va tomando un giro diferente gracias a iniciativas como Perú 2021, El Pacto Mundial Perú, Responde, SASE, y la Revista Stakeholders las cuales tienen una mirada más holística y estratégica de la Responsabilidad Social en el Perú. A ello podemos sumarle los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ISO 26000, GRI, SA 8000, SGE21, AA1000, entre otros principios guías u normas internacionales relacionadas.

Contextualizando el tema, cuando hablamos de Responsabilidad Social[1] y Relaciones Comunitarias[2] en el sector minero debemos tener en cuenta lo siguiente:

  1. La Responsabilidad Social es transversal a la organización y se enfoca en la cadena de valor, los riesgos, las políticas y estrategias empresariales para que estas sean aterrizadas en programas y proyectos sostenibles con sus Stakeholders y aportando al país. Mientras las Relaciones Comunitarias se enfocan en la Comunidad y miran todos los aspectos que atañen al proyecto minero (diversidad, interculturalidad, derechos de servidumbre, inversión social, desarrollo económico local, etc.)
  2. Las empresas mineras tienen normalmente identificados en sus modelos de diálogo, con sus grupos de interés principalmente a: la Comunidad, Proveedores, Ambiente y Colaboradores. Por ello, vemos que su mayor énfasis de trabajo está relacionado con la Comunidad y con ella una buena Gestión de Relaciones Comunitarias. A diferencia  de otros Sectores (caso empresas de servicios) donde sus grupos de interés están enfocados a Accionistas, Clientes, Consumidores, Colaboradores y Proveedores y no necesariamente están alienadas a una Gestión de Relaciones Comunitarias.
  3. Por ejemplo: Cuando hablamos de la construcción de un colegio o centro de salud en las zonas de impacto directo del Proyecto Minero. Estos hacen referencia a un proyecto social ejecutado por una gestión de Relaciones Comunitarias y alineado a una buena estrategia de Responsabilidad Social.
  4. La responsabilidad social se encuentra en el plano estratégico de la organización mientras las relaciones comunitarias en el plano operativo. La primera es multifocal y la segunda solo focal. La primera contribuye a unas buenas relaciones con sus grupos de interés, la segunda a buenas relaciones con la comunidad. La primera genera valor compartido e innovación para el desarrollo sostenible. La Segunda genera valor, capital social y desarrollo local.
  5. Una buena estrategia de Responsabilidad social con su Comunidad se materializa gracias a una buena gestión de las Relaciones Comunitarias.

Finalmente, hoy el sector estratégico peruano, en particular la minería, requiere de profesionales en Responsabilidad Social multifuncionales, que respeten la diversidad y los derechos humanos, y a su vez sean constantemente agentes de cambio. El reto no solo lo tienen las empresas mineras, sino el gobierno, las universidades, ONGs y las propias comunidades donde se vienen grandes proyectos mineros que son importantes para la economía y el desarrollo del país.

[1]http://www.peru2021.org/principal/categoria/conceptos-de-responsabilidad-social/9/c-9

[2]http://www.minem.gob.pe/minem/archivos/file/DGAAM/guias/guiaelectricaI.pdf

LIBRO RECOGE INICIATIVAS DE CONSERVACIÓN AMBIENTAL #periodismo #ambiental

Fuente: http://www.puntoedu.pucp.edu

Jack-Lo-y-Bruno-Monteferri-1

Fuente :puntoedu.pucp.edu

Los egresados de la PUCP Jack Lo y Bruno Monteferri son autores de Conservamos por Naturaleza: 10 años promoviendo la conservación voluntaria en el Perú, un libro editado por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) que cuenta la historia de las iniciativas de conservación ambiental en el Perú desde el 2004 -cuando había dos- hasta el 2014 -cuando llegaron a 174.

El uso inadecuado del espacio y la explotación indiscriminada de recursos naturales han ocasionado que grandes áreas silvestres se pierdan en el Perú y en el resto del mundo. Para enfrentar este problema, los gobiernos y organizaciones hacen lo posible por proteger especies y ecosistemas necesarios para la vida. A esto se suma que cada vez más personas y comunidades se comprometen con este reto y contribuyen a la conservación de ecosistemas. En el Perú, la iniciativa Conservamos por Naturaleza agrupa y brinda apoyo a las personas y comunidades que conservan nuestras áreas naturales de forma voluntaria.

El abogado Bruno Monteferri y el periodista Jack Lo, egresados de la PUCP, son integrantes de esta iniciativa, creada por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, y los autores del libro Conservamos por Naturaleza: 10 años promoviendo la conservación voluntaria en el Perú, que narra la evolución de esta plataforma desde su creación hasta el 2014, así como la creación y crecimiento de distintas áreas de conservación privada desde el 2004.

“El libro nace como un tributo a la gente que hace conservación voluntaria. Es gente que ha decidido, sin que nadie los obligue, conservar un ecosistema en algún rincón del Perú”, nos cuenta Monteferri, director de Conservamos por Naturaleza. El objetivo del libro es, “por un lado, rendir un tributo, un agradecimiento y un reconocimiento y, por otro, también mostrar que cualquier persona puede seguir esos mismos pasos. Es también una forma de inspirar, de incentivar a construir un Perú más natural y cuidar aquellos espacios; pues si no hacemos algo ahorita, van a dejar de existir”, agrega.

“A medida que íbamos escribiendo el libro y recordando las historias de la gente, viendo cómo esas personas comenzaron hace diez años y cómo están ahora que ya los conozco, es una sensación realmente de motivación y te inspira totalmente”, dice Jack Lo, coordinador de Prensa y Comunicaciones, que se unió a la iniciativa en el 2012.

Mucho ha cambiado en los últimos 10 años, y este texto busca mostrar la evolución de la iniciativa y de las áreas de conservación privadas enmarcadas en el avance de las políticas ambientales de nuestro país y el mundo. Gracias a los esfuerzos de cada persona que tiene un área de conservación privada, organizaciones no gubernamentales y al avance de la legislación ambiental, 1.4 millones de hectáreas de nuestro país son ahora conservadas por personas o comunidades. El nuevo reto es continuar incrementando la red de privados que conservan ecosistemas, conseguir incentivos tributarios para estas personas o comunidades, brindar asesoría para que la conservación sea financieramente sostenible, y lograr que más personas se comprometan con el medioambiente y colaboren de la forma que les sea posible.

“Queremos demostrarle a la gente que no hay que ser un superhéroe o tener grandes ideas (para ayudar al medioambiente), que podemos hacerlo en nuestro día a día”, dice Jack. “No hay nada más simple que eso. A veces nos complicamos de más. Si nos salimos un poquito de nuestro confort nos podemos dar cuenta de que podemos hacer muchas cosas”, finaliza.

El libro Conservamos por Naturaleza: 10 años promoviendo la conservación voluntaria en el Perú está a la venta por S/.30 en la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (Av. Prolongación Arenales 437, San Isidro). También puedes descargar Conservamos por Naturaleza por internet.

National Geographic conquita instagram con fotos de la naturaleza

NATGEO-WEB-PAGE_TOP-1-634x361

Por Kurt Castro

Desde sus inicios que la revista National Geographic ha potenciado el fotoperiodismo con artículos de una calidad fotográfica que sólo se podría comparar al estándar de revistas de moda o que se enfocan de forma exclusiva en la fotografía.

Aunque, a esto, evidentemente hay que sumarle el factor “naturaleza”, que cobra un valor relevante puesto que lo que vemos en las páginas de la publicación corresponde al resultado de largas sesiones de espera, para obtener la luz, el enfoque y el ángulo adecuado, logrando estas maravillosas obras fotográficas.

La revista ha querido llegar a los usuarios de Instagram, que es la red social que se dedica especialmente a la fotografía, logrando en 3 años mil millones de “me gusta” en la cuenta @natgeo. Para celebrar este hito, National Geographic ha realizado la selección de las mejores imágenes pertenecientes a los fotógrafos Andy Bardon, Ami Vitale, Beverly Joubert, David Doubilet, Drew Rush, John Stanmeyer, Michael Yamashita y Steve Winter.

Fuente : Vio Verde

Hijos de la Tierra muestra la necesidad que existe en Puerto Rico de adoptar métodos de #cultivoecológicosustentable

Publicado el 24/04/2015

Hijos de la Tierra muestra la necesidad que existe en Puerto Rico de adoptar métodos de cultivo ecológico sustentable, ante la realidad de un 80% de consumo de alimentos importados. Este es el testimonio de una nueva generación de agricultores comprometidos con el desarrollo del país. El documental se realizó para la Organización Boricuá de Agricultura Eco-orgánica, una organización sin fines de lucro que agrupa a personas de toda la Isla dispuestas a trabajar la agricultura en armonía con el ambiente. Su propósito es educar hacia la conservación del ambiente, trabajando la agricultura a pequeña escala sin la utilización de agro-químicos sintéticos.

** El documental fue producido por estudiantes del curso de Producción Digital de Cine Documental de la Profa. María Teresa Previdi del Departamento de Comunicación de la Universidad del Sagrado Corazón (USC). El estudiantado y la facultad son participantes de la metodología/filosofía de aprendizaje-servicio, coordinado por el Centro de Vinculación Comunitaria (CVC) de la USC.**

Dirección: Nahir Moreno
Producción: Samuel Báez
Productora Ejecutiva: Teresa Previdi
Operador de Cámara: Nahir Moreno y Erik Villa
Director de Fotografía: Erik Villa
Edición: Samuel Báez, Nahir Moreno y Erik Villa

Documental francés sobre la diversidad del Perú : Planeta Extremo

La costa, la sierra y la selva son los protagonistas de una serie de documentales (Planeta Extremo)rodados desde el 2013  por la productora francesa French Connections Films. Detrás de este proyecto se encuentra la periodista científica y primatóloga Emmanuelle Grundmann, el fotógrafo de vida silvestre, premiado mundialmente, Cyril Ruoso y el realizador de documentales, Jean-Thomas Renaud, quienes recorren el país, de oeste a este, para comprender la interdependencia de cada uno de los ecosistemas que forman el Perú. “La increíble belleza de la naturaleza y vida silvestre del Perú merecen ser protegidas”, cuenta el trailer.

¿ La Responsabidad social y sus enfoques ?

Por: Luis Pareja Sedano

En la actualidad, el desarrollo y la globalización han incrementado la exigencia social de un comportamiento empresario más responsable.

Cada vez con mayor frecuencia, las empresas son vistas como ciudadanos corporativos[1] (empresas que cuentan con derechos y responsabilidades sociales básicas, éticas, laborales y medioambientales, que van más allá de la maximización de ganancias de corto plazo) por sus stakeholders (grupos de interés relacionados con la empresa), quienes vigilan y presionan a las compañías para que éstas avancen en el ámbito de la RSE, de manera tal, de asegurar su permanencia dentro del mercado.

_innovacion-social_Tradicionalmente, se consideran dos grandes enfoques de la Responsabilidad Social Empresarial que corresponden a la posición Liberal y Social, entre los cuales coexisten otros, que pueden clasificarse en diversas posiciones intermedias, los que serán revisados destacando aspectos que nos permitan congregar un enfoque integrado y de aplicación respecto al desempeño actual de las empresas en el ámbito relativo a estas prácticas. La posición Liberal, es defendida principalmente por Milton Friedman, la cual postula que “existe una y sólo una responsabilidad social de la empresa, que es usar sus recursos y energías en las actividades diseñadas para incrementar sus beneficios, siempre y cuando permanezca dentro de las reglas del juego, es decir, esforzarse por una libre y abierta competencia, sin engaños ni fraudes”, apoyándose en la teoría de “la mano invisible” de Adam Smith, que señala que la interacción de los individuos en el mercado, guiados por sus propios intereses conducirán al bienestar general de la manera más efectiva y eficiente que si cualquier otra entidad o institución quisiera intervenir en esta dinámica. En este sentido, plantea a la doctrina de la RSE como fundamentalmente subversiva, pues distorsiona el funcionamiento del mercado generando ineficiencias en la asignación de los recursos disponibles. La posición Social, en cambio, está basada en una naturaleza de la empresa mucho más amplia, en la que incorpora la relación de la entidad con diversos grupos e instituciones que integran el contexto social. En este ámbito, se visualiza a la empresa como un nuevo centro socializador que será responsable no sólo de las ganancias de los accionistas, sino que también del bienestar de la sociedad en la que se desenvuelve. Este enfoque se apoya en los planteamientos de Archie Carroll[2], quien manifiesta que el accionar de las empresas se ha enmarcado dentro de cuatro categorías progresivas de RSE referentes al desempeño económico, legal, ético y discrecional[3]. La primera de ellas es de índole económica, pues al producir de manera eficiente generará riqueza, contribuyendo así, al desarrollo nacional, esperando que su desempeño se supedite a las leyes y reglamentos establecidos, con el fin de normar y regular su campo de acción, así como también a las normas éticas y valóricas establecidas socialmente; deseando además, que en un nivel superior tenga orientaciones filantrópicas impulsadas por el interés corporativo con el fin de dar ayuda y solución a problemas de orden social. Estas cuatro categorías dan un lineamiento de las expectativas que la sociedad, en general, tiene del sector empresarial o las mismas corporaciones. Los planteamientos intermedios a estos, corresponden a los enfoques: Iluminado del Self-Interest; de las Instituciones Sociales; de la Moral Personal; Legal; de la Ciudadanía Empresarial; de los Stakeholders; basado en la Virtud; y el Teológico o Religioso. De estas visiones, se ha considerado algunos aspectos de cuatro de ellos, los cuales se apoyan y confluyen a la creación de un enfoque más amplio, orientado a la aplicación actual de las políticas socialmente responsables. De acuerdo al “Enfoque de los Stakeholders”, las responsabilidades de la empresa no sólo se limitan a los accionistas, sino que involucra un grupo más amplio denominado “stakeholders”, en el cual se encuentran todos aquellos grupos en los que impactan las actividades de la empresa, quienes permiten su existencia y además el logro de los objetivos de la misma, correspondiente a la maximización de las ganancias, tal como señala Elizabeth Vallance[4] quien plantea que “el propósito de los empresarios es la maximización del owner value de largo plazo”, que corresponde al valor de la empresa en términos de los beneficios de largo plazo reportados a los accionistas. Por esto, mantener buenas relaciones con los stakeholders, y como manifiesta Sir Geoffrey Chandler[5], contar con guías éticas que regulen las actividades empresariales, darán las pautas de sobrevivencia de la organización en un entorno competitivo en el largo plazo, ayudando a la consecución del objetivo empresarial. En un sentido similar, el “Enfoque iluminado del Self-Interest”, desarrollado por Aram[6]; Arlow y Gannon[7]; y Mescon y Tilson[8], plantea ala RSE como una estrategia que ayuda a alcanzar el éxito o la maximización de beneficios, al promover una respuesta positiva por parte de la sociedad a cambio de tales prácticas. Sin embargo, para que esto ocurra será necesario que la comunidad conozca el comportamiento corporativo responsable de la empresa, lo cual demandará un análisis exhaustivo frente a los costos asociados a las iniciativas responsables y su comunicación, versus los potenciales beneficios que se podrían alcanzar, en el entorno de un contexto competitivo. Es así, como la comunicación del compromiso y actividades en materia de responsabilidad social que mantienen las empresas, se convierte en una pieza fundamental para la maximización de los beneficios; siendo relevante considerar qué comunicar, cómo y a quién. Para lograr una comunicación efectiva[9], existen elementos esenciales a considerar como la credibilidad y la transparencia de lo que se está informando, considerando también que se debe comunicar de forma simple eventos pasados que hayan sido exitosos, diseñando especialmente estrategias comunicacionales para cada stakeholders. Leer más de esta entrada

Gobierno Peruano frena las renovables ( y América Latina apuesta fuertemente a está energía limpia)

Es lo que se desprende del Plan Nacional de Energía del Gobierno para 2014-2025 (descargar), presentado por el Ministerio de Energía y Minas, se ve un papel limitado para las renovables en Perú, con una presencia conjunta nueva de la eólica, la solar y las plantas de biomasa para los próximos diez evento-energiasRenovablesaños de sólo 200 MW.

La opción gubernamental es volcarse hacia el gas natural y las principales centrales hidroeléctricas, que se estima proporcionen gran parte de la electricidad adicional que el país requiere para satisfacer la creciente demanda de energía, según el informe, que a su vez identificó inversiones por valor de 50 mil millones de dólares en electricidad, petróleo y gas en ese período.

“La contribución de las energías renovables no convencionales (solar, eólica, geotérmica) seguirá siendo pequeña”, indica el documento dado a conocer por el Ministerio.

Curiosamente, durante la inauguración del parque eólico Talara, el presidente Ollanta Humala declaró: “estamos avanzando en la sana administración de nuestra naturaleza y territorio. Hace 50 años a nadie se le hubiera ocurrido instalar aquí un parque eólico, pero la tecnología nos hace ver que la naturaleza nos ha puesto una serie de oportunidades. Ahora estos desiertos nos brindan el potencial de los vientos y lo aprovechamos de manera ordenada cumpliendo la seguridad energética”.

Más información:

http://www.energias-renovables

www.minem.gob.pe